“Francine se desarregla” o cómo empatizar con una mujer menopáusica.

untitled

La autora cuenta de forma autobiográfica su experiencia con el proceso del cambio hormonal

La menopausia sigue siendo uno de los grandes temas tabú de la sociedad. En medio de la lucha universal por conservar la juventud, el cambio de ciclo hormonal recuerda a todas las mujeres, antes o después, que el tiempo pasa sin piedad.

Francine se desarregla es un libro en el que la autora, Francine Oomen, cuenta a través de ilustraciones cómo se enfrentó a ella cuando a los 52 años le llegó la hora de experimentarla.

El proceso fue largo y angustioso. Oomen tuvo que enfrentarse a sus miedos y al sentimiento de culpa, y libró su batalla interior en medio de los sofocos y cambios bruscos de humor. Pero salió victoriosa.

La autora canalizó toda la frustración del trámite dibujando y plasmó su experiencia paso a paso en forma de viñetas.

El resultado son estas memorias gráficas en las que muestra su lucha personal con el objetivo de demostrar a todas las mujeres que la menopausia solo es una etapa más de la vida y que hay que asumirla sin miedo.

untitled1

Un buen día, Francine empezó a experimentar síntomas extraños, desconocidos para ella. No era capaz de trabajar, sentía angustia y miedo. Pensó que estaba perdiendo la cabeza o que padecía alguna enfermedad grave.

Después de unas semanas de muchas dudas, la pareja de Francine le abrió los ojos. No tenía ninguna enfermedad, había empezado la menopausia.

untitled1

Con la causa de sus males ya identificada, Francine primero se relajó. Era una buena noticia saber que no se enfrentaba a un ictus o al Alzheimer.

Sin embargo, superado el alivio inicial, comprendió lo que se avecinaba y volvió a sentir miedo.

Se sintió al borde del abismo cuando le cayó encimo de golpe la conciencia del paso del tiempo.

untitled2

Viviendo en una sociedad que se aferra como puede a la juventud y que espera que las mujeres sean siempre jóvenes y perfectas, la menopausia se convierte en el enemigo. Francine se sintió vieja de repente.

Después de una intensa lucha consigo misma, se dejó llevar por lo irremediable y empezó a buscar la forma de asumir el cambio de la mejor forma posible.

untitled3

Francine comprendió que la única que podía sacarla de aquel agujero era ella misma.

El momento de enfrentarse al cambio hormonal fue decisivo.

Fue entonces cuando tomó las decisiones necesarias para afrontar esta nueva etapa.

untitled4

Dejó de trabajar, hizo terapia y empezó a tener citas. Pensó en lo que de verdad quería hacer con su vida y empezó a dedicarse tiempo a sí misma.

Finalmente, a pesar del duro trance al que le sometieron las hormonas, Francine empezó a aprovechar sus nuevas circunstancias para desprenderse de los miedos y de la autoexigencia con la que había convivido toda la vida.

untitled5

Francine superó su desarreglo y comprendió que la menopausia solo es una etapa más de la vida que hay que superar como otra cualquiera.

untitled

El proceso fue largo y angustioso. Oomen tuvo que enfrentarse a sus miedos y al sentimiento de culpa, y libró su batalla interior en medio de los sofocos y cambios bruscos de humor. Pero salió victoriosa.

Fuente: Marya González, “Estas ilustraciones ayudan a entender lo que vive una mujer cuando le llega la menopausia” Huffpost a 01 de junio 2018

Anuncios

Claves para vivir la etapa de la menopausia con la máxima plenitud

Hoy, debido a que la esperanza de vida supera los 80 años y va en aumento, esta percepción ha cambiado y la menopausia se ha convertido en la etapa más larga de la vida de las mujeres, aunque todavía es desconocida y está llena de tabúes, dudas y estereotipos”.

Hace unos años, cuando la esperanza de vida femenina se situaba en 62 años, la menopausia era poco deseada por muchas mujeres, por miedo a los cambios corporales y emocionales que se producen y porque casi marcaba el fin de la vida. Así lo señala Montse Roura, directora de la asociación “Ella y el abanico”.

“Hoy, debido a que la esperanza de vida supera los 80 años y va en aumento, esta percepción ha cambiado y la menopausia se ha convertido en la etapa más larga de la vida de las mujeres, aunque todavía es desconocida y está llena de tabúes, dudas y estereotipos”, añade Roura.

“Ahora las posibilidades de vivir esa etapa con plenitud y disfrute son infinitas porque, para empezar, no hay que preocuparse más de los embarazos no deseados, por lo que podemos vivir nuestra sexualidad plenamente”, señala Roura.

Según dice, dos de los tabúes de la menopausia son el rechazo y la incomprensión que, según esta entidad, viven un 40 por ciento de las mujeres, sobre todo entre los 45 y 50 años.

“La sociedad premia exageradamente la juventud como si se tratase de un logro personal, pero ser joven no tiene mérito”, señala a Efe Margarita Legorburu, que es médica y acupuntora, participante en el fórum “Mujer y Menopausia”, un ciclo de conferencias y talleres que organiza “Ella y el abanico” en distintas ciudades de España.

La sensación de rechazo tiene más que ver, en general, “con lo que la misma mujer piensa que los otros piensan de ella, que con lo que realmente piensan los demás”. “Muchas mujeres añoran la figura que ya no tienen y hay síntomas como los sofocos y la sudoración profusa que, a veces, son evidentes y visibles aumentando el miedo al rechazo”, añade.

“Ahora hay señoras estupendas de 50 y 60 años en adelante, con dinamismo y poder adquisitivo, que el mercadeo y la publicidad ya reconocen como un grupo de consumo emergente”, según Legorburu, responsable médica de la Unidad de acupuntura de la Clínica Sant Josep de Vic y máster en Programación Neurolingüística (PNL).

Para Legorburu, la sensación de rechazo tiene más que ver, en general, “con lo que la misma mujer piensa que los otros piensan de ella, que con lo que realmente piensan los demás”.

“Muchas mujeres añoran la figura que ya no tienen y hay síntomas como los sofocos y la sudoración profusa que, a veces, son evidentes y visibles aumentando el miedo al rechazo”, añade.

“Hay cambios hormonales y energéticos innegables en el cuerpo y, aunque en algunos casos crean situaciones problemáticas, no ocurre siempre, no tienen por qué ser de gran intensidad. La mayoría de ellos solo los va a notar la propia mujer”, recalca.

“Los otros van a ver una mujer hermosa, segura, simpática y convencida, aunque acalorada”, señala Legorburu, para quien “es importante estar lo mejor posible de salud, y el resto hay que relativizarlo, ya que tener alguna arruguita o algún kilito de más, es bastante normal a esta edad… es ley de vida”.

“A unas mujeres la vida las habrá tratado mejor que a otras en el aspecto externo, pero la impresión que se llevan de ellas los demás es de si se sienten contentas o no con su vida, y eso no depende de las hormonas, si no de la actitud”, explica.

Vivir al máximo

“Por ejemplo en una sala de teatro es frecuente observar a un montón de mujeres abanicándose, pero lo único que provoca es una sonrisa de solidaridad entre las semejantes”, apunta Legorburu.

“A unas mujeres la vida las habrá tratado mejor que a otras en el aspecto externo, pero la impresión que se llevan de ellas los demás es de si se sienten contentas o no con su vida, y eso no depende de las hormonas, si no de la actitud”, explica.

En una cita a ciegas con un hombre esta médica también aconseja relativizar, ya que seguramente “él” se siente como ella y sabe que no es como antes, ya que “solo sirve ser natural, ser uno mismo”.

“Y si te apetece ir a bailar “zumba”, ¿Qué más te da lo que piensen los demás? ¿Te vas a quedar en casa? Te pueden quedar 30 años de vida por delante ¡ y se pueden hacer muy largos!” enfatiza.

“Otro miedo frecuente es el relativo a las relaciones, pero puede ser una época de “gran sexo”, sin complicaciones y con mucha gratificación, en la que se puede pedir orientación a muchos profesionales sobre las dificultades físicas y hay que usar el sentido del humor para que la cosa funcione y perder los complejos”, según esta especialista.

“Y si te apetece ir a bailar “zumba”, ¿Qué más te da lo que piensen los demás? ¿Te vas a quedar en casa? Te pueden quedar 30 años de vida por delante ¡y se pueden hacer muy largos!” enfatiza.

Según Legorburu, los hijos pueden ser muy duros juzgando a su madre, pero ellos tienen su vida, y ella tiene derecho a vivir al máximo la suya.

“¿Qué mejor ejemplo puede ofrecerles que el de ser una madre que se mima, que se gusta y que se quiere a sí misma, y a la vez que los cuida y quiere a ellos?”, reflexiona.

“A veces en el entorno cercano de la mujer puede surgir cierta incomprensión, de su pareja, familia, amigos o compañeros de trabajo, ante las fluctuaciones de la libido, cambios de humor, alteraciones físicas u hormonales o la desconcentración, olvidos y cansancio que pueda experimentar”, explica Legorburu.

Claves del éxito

Para afrontar la sensación de rechazo o las situaciones de incomprensión debes tener en cuenta estos consejos:

Cuida tu alimentación y realiza ejercicio físico en función de tus posibilidades y gustos, como por ejemplo andar.

Sal con tus amig@s, participa en actividades sociales, y no te quedes en casa, ni dejes de relacionarte.

Dedica un tiempo cada día a estar contigo misma y hacer lo que te guste: leer, tocar el piano, hacer manualidades, meditar…

Dedica un tiempo cada día a estar contigo misma y hacer lo que te guste: leer, tocar el piano, hacer manualidades, meditar…

Consulta a profesionales de la salud, como tu médico o ginecólogo, ya que sea lo que sea no eres la primera ni la última.

Infórmate sobre la Medicina Integrativa (tradicional y complementarias combinadas) que complementa los tratamientos médicos con los de bienestar personal y apoyo emocional.

Acéptate, gústate y quiérete a ti misma y recuerda que la belleza está en el interior, y la felicidad se refleja en el rostro.

Recuerda que la opinión que tienen los otros de ti no es tu opinión ni tu problema, sino el de los demás.

Pide ayuda cuando la necesites, ya que no te hace más débil, tanto a nivel físico como emocional.

Asume solo las responsabilidades que te corresponden, sin convertirte en esclava de tus padres, hijos ni pareja.

Valora las cosas positivas que no tenías hace 20 años: aprende a distinguirlas y disfrútalas. ¡Son muchísimas!

Acéptate, gústate y quiérete a ti misma y recuerda que la belleza está en el interior, y la felicidad se refleja en el rostro.

Añade a tu vida sentido del humor, pase lo que pase. No te tomes la vida demasiado en serio. Pocas cosas son tan serias como crees.

Date permiso y permítete aceptar tus cambios. Hay cosas que no están en tus manos y que no puedes controlar.

Recuerda poner límites en tu entorno explicando con todas las letras y a todos los que sea necesario, ¡que no puedes con todo!

No olvides que tienes derecho a: cambiar, evolucionar, actuar de otro modo, opinar diferente y dejar atrás el sentimiento de culpa.

Huye de las etiquetas y enseña a los jóvenes que, a cualquier edad, hay belleza y que aprendan a valorarlo.

Acepta a aquella gente a la que le cueste ponerse en tu lugar, ya que al no vivir la situación en primera persona necesitarán tiempo para asumir los cambios y nuevos roles.

Mejora tu vida sexual

Para aumentar el deseo: maneja el estrés, resuelve los problemas de pareja y de comunicación. Enfócate en la intimidad.

Separa tiempo para el acto sexual y concéntrate en disfrutarlo.

Añade a tu vida sentido del humor, pase lo que pase. No te tomes la vida demasiado en serio. Pocas cosas son tan serias como crees.

Aumenta la excitación: aumenta el tiempo del juego preparatorio antes del acto sexual. No fumes ni ingieras alcohol en exceso. Usa lubricantes vaginales si sientes resequedad vaginal.

Alcanzar el orgasmo: aumenta el estímulo sexual. Puedes intentar juegos y utilizar la fantasía e imaginación.

Minimizar el dolor: intenta distintas posiciones y lleva a cabo otras actividades sexuales que no envuelvan la penetración. Usa lubricantes si tienes resequedad vaginal y vacía la vejiga antes del acto sexual. Permite suficiente tiempo para la excitación antes de la penetración. Si la resequedad vaginal no se mejora con lubricantes, visita tu médico ya que existen tratamientos muy efectivos para resolver ese problema.

Para aumentar el deseo: maneja el estrés, resuelve los problemas de pareja y de comunicación. Enfócate en la intimidad. Separa tiempo para el acto sexual y concéntrate en disfrutarlo.

Si no has notado mejoría, visita un profesional de la salud con conocimiento en estos temas, como el ginecólogo y un sexólogo. Sé abierta y honesta. Involucra a tu pareja. No hay por qué sentirse avergonzada. Todo tiene solución si se atiende a tiempo.

Fuente: American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG)

Javier Gurruchaga: “Estamos tontos perdidos”

javier-gurruchaga-5

Está uno harto de que nos manipulen y nos mientan con cortinas de humo para distraernos de los problemas. Y el caso es que estamos tontos perdidos, nos acostumbramos y nos lo creemos.

Lo tiene una clavadito en la retina caracterizado como la periodista Victoria Prego entrevistando a un actor enano disfrazado del expresidente Felipe González en el programa Viaje con nosotros de Televisión Española, allá por 1988. El lío -y el surrealismo- de la frase retrata bien a Javier Gurruchaga, músico, cantante, actor –“entertainment”– cuya fama al frente de la Orquesta Mondragón fue mítica hasta que los vaivenes de la vida le hicieron desaparecer del radio mediático. Quedamos en un videoclub transformado en local de moda del barrio de Chueca. Pide un café con leche y un pastel de queso del que da glotona cuenta en la charla y somete a aprobación la chistera que trae para salir más Gurruchaga en las fotos. Excesivo, histrión, personaje, tanto truco no oculta del todo cierta melancólica amargura en la voz y la mirada.

Actualidad_107000366_2057541_1706x961

Excesivo, histrión, personaje, tanto truco no oculta del todo cierta melancólica amargura en la voz y la mirada.

¿Qué hay de nuevo, viejo?

No hay demasiadas novedades. Hay avances en los ifones, en las redes sociales, en esas cositas, pero en el fondo estamos más solos que la una y seguimos no leyendo un puñetero libro.

¿Por qué Noticia bomba?

Estamos viendo noticias cada vez más increíbles, las reales y las falsas. Está uno harto de que nos manipulen y nos mientan con cortinas de humo para distraernos de los problemas. Y el caso es que estamos tontos perdidos, nos acostumbramos y nos lo creemos. Estoy muy alarmado, quería denunciar tanto disparate.

Noticia bomba.

Así, como el libro donde Evelyn Waugh satiriza sobre la prensa sensacionalista de los años treinta, se llama el nuevo disco de Javier Gurruchaga (San Sebastián, 1958). El alma de la Orquesta Mondragón considera que, en los tiempos de las fake news, está más vigente que nunca.

20070825_IMG_20070818_03.05.05__16EDRENR18082007

Hay avances en los ifones, en las redes sociales, en esas cositas, pero en el fondo estamos más solos que la una y seguimos no leyendo un puñetero libro.

Canta un tema llamado Que viene Trump. ¿Es Trump el nuevo lobo para asustar a los niños?

El lobo es ahora el del turrón. Trump sí da miedo. Está el presidente más tonto, más infantiloide y peligroso que ha habido nunca.

Pura carne de parodia.

Me divierte parodiarle. Pero los tiempos no tienen ninguna gracia. Tener un presidente neonazi en EE UU, varios clones en Europa, incluso aquí encontrar elementos supremacistas produce terror. Estoy por disfrazarme de Sara Montiel, que sí tenía gracia, pero se fue hace cinco años.

maxresdefault

Está el presidente más tonto, más infantiloide y peligroso que ha habido nunca.

¿Es más difícil hacer humor hoy? ¿Se autocensura mucho?

Sí, si no, no te llaman. Canto menos Ellos las prefieren gordas. Casi pido permiso, y digo gordas y gordos. Estoy un poquito hasta los cojones. Hay que llamar a las cosas por su nombre: gordas, mentirosos, hijos de la gran chingada, corruptos, no decir chorradas blancas. Y luego, en la tele, todo es lo mismo, tanto Masterchof, tanto fútbol, tanta Eurovisión. Estoy muy destructivo hoy.

¿Cómo se ve a los 60?

Me joden. Soy hijo único. Mi madre, que murió hace poco, decía, “ay, Javi, ¿por qué no adelgazas? Estás gordo y viejo”. Miro el espejo y parezco Belushi, que en paz descanse. Me preocupo, quiero estar bien. No fumo, no bebo…

Reportajes_107000671_2063987_1706x1280

Canto menos Ellos las prefieren gordas. Casi pido permiso, y digo gordas y gordos. Estoy un poquito hasta los cojones. Hay que llamar a las cosas por su nombre: gordas, mentirosos, hijos de la gran chingada, corruptos, no decir chorradas blancas.

¿No… lo otro?

No, de lo otro estoy ahora muy tranquilo, también porque me estoy tomando una medicación que anula la libido. Ahora soy más de cine de terror. Soy coqueto, soy vanidoso. Me miro todo el rato la tensión: ahora estoy en 14-8, pero tengo que bajar unos kilitos.

Lo veo un pelín hipocondriaco

Mucho. Estoy asustado, siempre mirándome al espejo. Pero quiero vivir. Hay agarraderos.

gurruchaga_19029_11

¿Cómo se ve a los 60? Me joden. Mi madre que murió hace poco, decía, “ay, Javi, ¿por qué no adelgazas? Estás gordo y viejo” (…) Estoy asustado, siempre mirándome al espejo. Pero quiero vivir. Hay agarraderos.

¿Cómo la religión? ¿Cree?

A veces rezo un poquito por mi madre y mi padre, me acuerdo y miro al cielo. Elijo una iglesia barroca y voy a pensar en ellos. Pero no, mi cabeza está pensando más en montajes de Broadway.

¿Nostalgia por el pasado?

No soy nostálgico. Vivo el presente y pienso en el futuro. Voy a hacer una obra sobre Napoleón. Javier Tomeo, el autor, me llamaba Napo: hace ya años que se marchó. Me acuerdo mucho de los seres queridos que se han ido. Pero pienso en el futuro. Tengo 60, pero mira cómo está Jagger y Sting y Elton John, y son setentones.

221340_10150273876193312_327954728311_9226315_806531_o

No queramos estar tan comunicados cuando estamos más incomunicados que nunca y la bomba va a estallar.

Deme alguna esperanza.

Siempre nos quedará París. De hecho, Macron es la gran esperanza. Y luego, leer, ir a museos y a teatros y menos volvernos locos con los móviles. No queramos estar tan comunicados cuando estamos más incomunicados que nunca y la bomba va a estallar.

Pues sí que lo has arreglado.

Cena unas alubias de Tolosa.

Fuente: Luz Sánchez-Mellado, Gente con Luz, “El País”, 27 de mayo de 2018

Orna Donath: “El instinto maternal no existe”

olmedo-quimbita-maternidadII-pintores-latinoamericanos-juan-carlos-boveri

La tesis de fondo que desarrolla Donath es que a las mujeres se les marca el camino; que, a pesar de que se supone que decidimos ser madres libremente, la presión social para tener hijos es enorme, y que el resultado es que algunas acaban arrepintiéndose.

Con ella llegó el escándalo. Esta socióloga israelí se aventuró un buen día a preguntar a varias madres si habían lamentado tener hijos. Las reveladoras respuestas forman parte de “Madres arrepentidas”, un polémico libro que ha levantado un nuevo debate en torno a la maternidad y los derechos de las mujeres.

La socióloga israelí Orna Donath sabía que tocaba nervio cuando se aventuró a preguntar a un grupo de madres si se arrepentían de haber tenido hijos. Pero nunca imaginó que iba a provocar un revuelo global que se resiste a remitir. Su libro Madres arrepentidas (Random House Mondadori) se acaba de publicar en España y en él recoge el testimonio de 23 mujeres que sí, adoran a sus hijos, pero que, si tuvieran que decidirlo ahora, sabiendo lo que significa e implica, optarían por no tenerlos. La tesis de fondo que desarrolla Donath es que a las mujeres se les marca el camino; que, a pesar de que se supone que decidimos ser madres libremente, la presión por tener hijos es enorme, y que el resultado es que algunas acaban arrepintiéndose.

luis-dottori-desesperacion-pintores-latinoamericanos-juan-carlos-boveri

Hay una percepción de que este debate es peligroso para el Estado y para el orden social, que establece que la esencia de las mujeres en la vida es ser madre.

Donath es una mujer joven (1976), menuda y amable, que investiga sobre la maternidad y el papel de las mujeres en la sociedad en la Universidad Ben-Gurion del Néguev, en Beerseba, desde hace años. Vive a las afueras de Tel Aviv y es una feminista que ha trabajado con mujeres víctimas de abusos. Por su manera de estar en la vida, recuerda a los miles de israelíes y cosmopolitas que poco tienen que ver con las minorías ultrarreligiosas y nacionalistas que perfilan el futuro de un país en eterno conflicto con los palestinos. Su lucha es otra. En 2008, cansada de que durante el curso de sus trabajos no pararan de advertirle que un día se arrepentiría de no querer tener hijos. Donath se lanzó a la investigación que la ha convertido en el rostro global de las madres arrepentidas. Su atrevimiento con un tema altamente espinoso le ha proporcionado fama y reconocimiento internacional, pero también acusaciones e insultos despiadados. Donath parece haber despertado alguna bestia.

A usted le han llamado de todo. Me han llamado niña mimada, narcisista y egoísta por no querer tener hijos. Hay gente que ha escrito comentarios en la Red que decían que sin hijos sería una mujer vacía, que sería una vieja solitaria rodeada de gatos.

jin-guangyuan-4

Si sufres y no sabes identificar qué te ocurre, puedes acabar culpando a los hijos en lugar de a la circunstancia de ser madre. La gente suele decir: entierra tus sentimientos y sigue adelante, pero yo creo que reconocer las emociones puede ser un alivio.

Su libro se centra en el arrepentimiento maternal. ¿Sirve para algo lamentarse? Sí. Desde un punto de vista personal es importante. Reconocer lo que te pasa alivia. Si sufres y no sabes identificar qué te ocurre, puedes acabar culpando a los hijos en lugar de a la circunstancia de ser madre. La gente suele decir: entierra tus sentimientos y sigue adelante, pero yo creo que reconocer las emociones puede ser un alivio. Desde un punto de vista social, que las mujeres reconozcan que se arrepienten puede ser una señal de alarma para que se deje de empujarlas a ser madres, para dejar de vender la idea de que la maternidad le va a valer la pena a todas y cada una de ellas. Puede que las mujeres seamos biológicamente iguales, pero somos distintas. Unas quieren ser madres y otras no.

Usted ha entrevistado a 23 mujeres para su libro, una mínima muestra de la que no conviene extrapolar. ¿Cómo de extendido calcula que está el arrepentimiento maternal? Nunca lo sabremos. Desde luego, no afecta a la mayoría de las mujeres, pero es más común de lo que pensamos. En Alemania han hecho una encuesta recientemente en la que el 8% de las participantes decían que se arrepentían. Pero aunque fueran solo las 23 mujeres a las que entrevisté, habría merecido la pena el debate social.

Maternidad1

(…) para que se deje de empujarlas a ser madres, para dejar de vender la idea de que la maternidad le va a valer la pena a todas y cada una de ellas. Puede que las mujeres seamos biológicamente iguales, pero somos distintas. Unas quieren ser madres y otras no.

¿Por qué cree que su trabajo ha generado tanto ruido? Porque hay una percepción de que este debate es peligroso para el Estado y para el orden social, que establece que la esencia de las mujeres en la vida es ser madre. Y yo planteo que es posible no ser madre y también serlo y después arrepentirse. El problema es que no hay un guion alternativo. La gente no puede imaginar otras opciones porque la imaginación está tomada por un discurso único que dice que para ser feliz hay que tener hijos. Yo no digo que la vida sin hijos vaya a ser perfecta. Puede ser una vida difícil, pero suficientemente buena.

El revuelo en Alemania ha sido descomunal. Sí, fue una gran sorpresa. Mi plan era publicar el libro primero en Israel, pero a raíz de una entrevista en Alemania hace año y medio estalló un debate muy fuerte. Es curioso porque tenemos la imagen de Alemania como un país en el que las mujeres no tienen por qué ser madres si no quieren, pero la realidad social es mucho más compleja. Allí se me acercaron jóvenes y me explicaron que se sentían presionadas para ser madres. Puede que en Alemania sea frecuente no tener hijos, pero hay una jerarquía social entre ser madre y no serlo. La presión no es tan evidente como en Israel, pero, si rascas, existe.

LeonBiju-Maternitate(sattătărăsc)

La gente no puede imaginar otras opciones porque la imaginación está tomada por un discurso único que dice que para ser feliz hay que tener hijos. Yo no digo que la vida sin hijos vaya a ser perfecta. Puede ser una vida difícil, pero suficientemente buena.

Es muy difícil decidir sobre si ser madre o no cuando no puedes saber de antemano cómo te vas a sentir una vez que nazca tu hijo. Es cierto. Es una apuesta que se puede ganar o perder. El problema es que la sociedad promete a todas las mujeres que ganarán siendo madres, las empuja asegurándoles la victoria.

Puede que una determinada etapa de la maternidad resulte cuesta arriba, pero que los sentimientos cambien a medida que los niños crecen. En mi estudio participaron abuelas que aún se arrepienten. Puede que la relación cambie, pero en el fondo saben que no quieren tenerla. Ser madre es una manera de estar en el mundo; aunque los hijos se independicen, siempre los tienes en la cabeza.

¿Existe el instinto maternal? No necesariamente. Sí, tratamos de proteger la vida del bebé, le alimentamos, es una criatura indefensa, pero eso no tiene por qué sr equivalente al instinto maternal. Y en todo caso, si existiera, no es dominio exclusivo de las mujeres. Las parejas gais que adoptan hijos son una prueba evidente.

olmedo-quimbita-maternidad-pintores-latinoamericanos-juan-carlos-boveri

Parece que el parto, la lactancia y la crianza han de ser experiencias maravillosas. La maternidad es una relación humana como otras, no el reino mítico que venden.

¿Por qué cree que se embellece la maternidad? Parece que el parto, la lactancia y la crianza han de ser experiencias maravillosas. La maternidad es una relación humana como otras, no el reino mítico que venden. Cuando la experiencia maternal no es lo maravillosa que se supone que debería ser, muchas mujeres se sienten monstruos. Rebajar las expectativas haría que se considerasen menos culpables. Es como el amor, no siempre es de color de rosa.

A menudo es difícil disfrutar cuando el reparto de tareas en casa es desigual y los horarios laborales interminables. ¿Hasta qué punto pueden las condiciones contribuir al arrepentimiento? Las condiciones son importantes, pero no lo explican todo. Hay muchas madres que tienen de todo: tiempo, dinero…, y aun así se arrepienten de serlo. Yo misma, aunque tuviera las condiciones ideales, aunque fuera millonaria, no querría tener hijos y punto.

LecadreAlphonseEugène(1842-1875),Elsueño.

Se les pide que sea la madre perfecta o que sean como un hombre, una gran profesional, pero hay muchas identidades de mujeres, que no quieren ser madres ni tener éxito laboral (…) No quiero que lo que importe sea lo que hago, sino lo que soy.

Sí, pero cuando las condiciones son hostiles, muchas tiran la toalla, renuncian a sus carreras profesionales para dedicarse a la maternidad. Con el tiempo, esa decisión les genera una enorme frustración. Pero es que para mí no es una cuestión de madres versus carrera profesional. No todas las mujeres anhelan tener una carrera profesional. Se les pide que sean la madre perfecta o que sean como un hombre, una gran profesional, pero hay muchas identidades de mujeres, que no quieren ser madres ni tener éxito laboral. Deseo vivir en una sociedad en la que pueda no ser madre y marcharme a mi casa después del trabajo a tirar aviones de papel. No tengo por qué ser doctora ni escritora. No quiero que lo que importe sea lo que hago, sino lo que soy.

¿Están las mujeres mejor preparadas para cuidar? No. No tiene nada que ver con la naturaleza, es una cuestión política. Hay mujeres incapaces de cuidar a alguien y al revés, pero nos han vendido que es una cuestión de sexo. Los hombres pueden cuidar muy bien, pero para la sociedad este sistema es muy útil. Nosotras lo hacemos todo sin cobrar, mientras que ellos ganan dinero, viajan y entran y salen del cuidado de los hijos a su antojo.

pablo-picasso-maternity

Los hombres pueden cuidar muy bien, pero para la sociedad este sistema es muy útil. Nosotras lo hacemos todo sin cobrar, mientras que ellos ganan dinero, viajan y entran y salen del cuidado de los hijos a su antojo.

No se trata, insiste Donath, a la defensiva, de posiciones hostiles o viscerales, que algunos pretenden endosarle: “Mire, a menudo me malinterpretan. Hacen ver que mis estudios son propaganda en contra de la maternidad o de los niños, y eso es falso. Hay mujeres que quieren ser madres y que lo disfrutan, pero me gustaría que tuvieran más libertad para decidir”.

Fuente: Ana Carbajosa, Orna Donath: “El instinto maternal no existe”, en El País Semanal del  26 de octubre de 2016

¿Por qué cada vez tenemos menos sexo?

ilustracioncover

Alarma en Occidente: el sexo está en crisis

Alarma en Occidente: el sexo está en crisis

Todo el mundo quiere tener más sexo. ¿O no? En los países occidentales, a los jóvenes de hoy les da más pereza el tema que a sus antecesores. Y todos los datos apuntan a que los demás adultos… quieren, pero topan con el estrés, la presión del mercado laboral, el miedo al rechazo, los individualismos… La asexualidad gana terreno y ha entrado ya en la agenda de algunos gobiernos.

En Annie Hall, Woody Allen hacía decir a uno de sus personajes: “El sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reír”. Aquella era una frase que resumía una visión despreocupada y placentera del asunto carnal que está desapareciendo. Las señales de alarma que lo indican llegan de muchos lugares del planeta.

Un simpático anuncio danés les recuerda a los ciudadanos que, aunque sigan viviendo bajo presión todo el año, aprovechen el relax de las vacaciones para tener relaciones sexuales. Los creadores de la campaña saben que las hormigas obreras estresadas no abandonan su tarea para, simplemente, divertirse. Así que usan una excusa productiva para fomentar la relación entre el descanso laboral y la líbido. Las imágenes de momentos de tensión erótica en la playa, en la piscina del hotel y en las visitas a monumentos van acompañadas de un texto que recuerda la importancia de hacer hijos para ayudar a sostener las pensiones.

werge

En Annie Hall, Woody Allen hacía decir a uno de sus personajes: “El sexo es lo más divertido que se puede hacer sin reír”. Aquella era una frase que resumía una visión despreocupada y placentera del asunto carnal que está desapareciendo.

En otra parte del planeta, una encuesta realizada en el 2011 por el gobierno japonés desvelaba que el 36% de los chicos entre 16 y 19 años desprecia completamente el sexo. A algunos de ellos les resulta indiferente y les da vaguería. A otros les produce asco -podemos citar nuevamente a Woody Allen: “¿Es sucio el sexo? Sólo si se practica correctamente”-. Otras investigaciones del país nipón llegan a la conclusión de que tres cuartas de la población consideran el sexo “una molestia para una vida ordenada centrada en objetivos laborales” (una respuesta que asumiría cualquier hormiga obrera que pudiera hablar).

En Argentina, la coincidencia de algunos datos indirectos (disminución en la venta de preservativos, menor ocupación de los hoteles que se alquilan por horas, etcétera) hizo que muchos analistas hablaran de “crisis de sexo”. En EE.UU, una encuesta de los Centros de Control de Enfermedades (CDC) concluyó que el porcentaje de adolescentes que habían tenido sexo en el 2015 era del 41% (en 1191 era del 54%)…

ashley-culturainquieta.jpg1

Podemos citar nuevamente a Woody Allen: “¿Es sucio el sexo? Sólo si se practica correctamente”.

…Y en nuestro país, a falta de datos longitudinales, podemos inferir a través de los indirectos que el fenómeno está aterrizando. Los psicoterapeutas reciben, cada vez más a menudo, a parejas que han dejado de mantener relaciones sin tener ningún motivo particular para abandonar el sexo más allá del estrés de la logística cotidiana. Una investigación llevada a cabo por la farmaceútica Lilly en el 2011 aportaba un dato inquietante: el número de españoles que sufren de impotencia había aumentado un 20% por culpa del estrés laboral.  En Catalunya, otra encuesta (esta, realizada por La Maleta Roja, una empresa de productos íntimos) arrojó unos resultados muy significativos: el 43% de las mujeres catalanas desearía tener el sexo con más asiduidad. La razón más citada para no hacerlo era, nuevamente, el esfuerzo de la logística cotidiana.

El abandono del disfrute de la sensualidad parece que se acelera. Y lo hace con el ritmo frenético de plazos cada vez más breves con el que estresamos nuestras vidas. Una investigación británica llegaba a la conclusión de que en 1990 las parejas tenían relaciones sexuales cinco veces al mes, en el año 2000 la media ya sólo era de cuatro veces…y en el 2010 ya era de tres.

joyce-tenneson1

Las hormigas obreras estresadas no abandonan su tarea para, simplemente, divertirse (…) El abandono del disfrute de la sensualidad parece que se acelera. Y lo hace con el ritmo frenético de plazos cada vez más breves con el que estresamos nuestras vidas.

La revolución mental es silenciosa. Los intelectuales -esas personas que se definen, según Huxley, como “individuos que creen haber encontrado algo que es más interesante que el sexo”- no hablan de ella porque habitualmente están de acuerdo con el anhedonismo social. Como siempre, los cambios sociales suelen llegar mientras nos preocupamos de otros asuntos. Y más aún una transformación como esta, que coincide con una crisis económica que nos ha convertido a casi todos (los de arriba, no, ellos siguen a lo suyo) en ciudadanos preocupados por lo material. De hecho, la precariedad es una de las causas de esta disminución mundial de la libido.

“Cuando el dinero entra por la puerta, el amor sale por la ventana”, reza un viejo adagio popular. Las cuestiones económicas son la principal causa que dan los ciudadanos para este olvido del placer erótico. En Japón, por ejemplo, una encuesta realizada en el 2015 por el Japan Times mostraba que la principal causa de la sequía en jóvenes es la obsesión por un objetivo que consideran más importante: encontrar un trabajo. Los estudios y la esclavitud de un primer empleo (que obliga a dedicar mucho tiempo y energía para ganar poco dinero) les dejan sin tiempo para pensar en juegos carnales.

rafael-navarro

De hecho, la precariedad es una de las causas de esta disminución mundial de la libido. “Cuando el dinero entra por la puerta, el amor sale por la ventana”, reza un viejo adagio popular. Las cuestiones económicas son la principal causa que dan los ciudadanos para este olvido del placer erótico.

A esto se une la dificultad que plantean las relaciones personales en una sociedad cada vez más individualista. Los datos sobre menor frecuencia de relaciones contrastan con otros que hablan de un aumento de ventas de los juguetes sexuales. Esta paradoja tiene una causa: en una cultura competitiva que fomenta el postureo narcisista, la seducción requiere cada vez más inversión de esfuerzo y valentía. Establecer conexiones entre egos es cada vez más complicado. La presión por alcanzar el éxito, el estrés continuo y rutinario, el miedo al rechazo, la dificultad para negociar egoísmos o la inseguridad a la que nos exponemos cuando los demás ven nuestros cuerpos imperfectos son impedimentos para la sexualidad desinhibida que surgen continuamente en las encuestas.

Esos factores son, por ejemplo, los más citados en una de las investigaciones que han disparado esta alarma pro nuestra progresiva asexualidad. Se trata de un estudio publicado recientemente en la revista Journal Archives of Sexual Behavior: el 15% de los jóvenes entre 20 y 24 años llevan años sin tener relaciones. El porcentaje duplica al de la década anterior. Los titulares con los que se presentaba la investigación reflejan la perplejidad que produce el fenómeno: “A pesar de ser una generación libre de prejuicios y etiquetas, los millennials (la generación nacida en los noventa) están perdiendo las ganas de hacerlo”.

alcanzar-el-orgamos-entre-mujeres-medium

Establecer conexiones entre egos es cada vez más complicado. La presión por alcanzar el éxito, el estrés continuo y rutinario, el miedo al rechazo, la dificultad para negociar egoísmos o la inseguridad a la que nos exponemos cuando los demás ven nuestros cuerpos imperfectos son impedimentos para la sexualidad desinhibida.

Durante todo el siglo XX, los movimientos de liberación asumieron que la única razón para frenar la motivación sexual era la represión. Se asumía que cuando estuviéramos libres de tabúes disfrutaríamos del placer erótico. Por eso convirtieron el sexo en un asunto doctrinario que servía para hablar de otras cuestiones ideológicas. Olvidaron que la motivación sexual implica también un estado de ánimo y unas ganas. Para ponerse al tema no basta con eliminar lo negativo (miedos y prejuicios). Hace falta, además, añadir variables positivas. La ideología no es suficiente. “Si el sexo es un fenómeno tan natural, ¿cómo es que hay tantos libros sobre cómo hacerlo”, se preguntaba la actriz Bette Midler.

Las “ganas de” requieren disposición a compartir, desconexión del estrés cotidiano, hedonismo y facilidad para el disfrute y renuncia a ideales de logro autoexigentes. Y esas variables son un bien cada vez más escaso.

jeanloup-sieff1

Olvidaron que la motivación sexual implica también un estado de ánimo y unas ganas (…) Las “ganas de” requieren disposición a compartir, desconexión del estrés cotidiano, hedonismo y facilidad para el disfrute y renuncia a ideales de logro autoexigentes. Y esas variables son un bien cada vez más escaso.

La estrategia de la educación sexual higienista (centrada en prevención de problemas y liberación de tabúes) no ha sido suficiente. Ha servido para desinhibirnos en la búsqueda de gratificación inmediata con la masturbación en internet, pero no para disfrutar del contacto sexual. Una reciente investigación de la Universidad de Wageningen, en Holanda, ponía en cifras esa sexualidad onanista propia del siglo XXI. Preguntando a cientos de adictos a las autofotos, los investigadores descubrieron que el 83% carecía de vida sexual. Los modernos individualistas y competitivos solamente disfrutan de autosexo mental puntuado de orgasmos mediáticos de autoestima.

Nuestra sociedad de retos y postureo no fomenta el disfrute. Ignora la motivación hedonista, la capacidad de disfrutar de placeres como la coyunda carnal que no sirven para alcanzar ningún objetivo. El filósofo Michael Onfray, autor del Manifiesto hedonista, nos recuerda que nuestra cultura silencia el tipo de placeres no productivos que se basan en “la intersubjetividad serena, alegre, feliz; la paz del alma y el espíritu; la tranquilidad de ser; las buenas relaciones con el prójimo y la comodidad entre las personas”. Al igual que el disfrute gastronómico o las risas practicando deportes (sustituidos por dietas y gimnasio), el goce erótico desaparece porque se considera “innecesario”.

cuando-el-negro-se-hace-rosa-por-amaia-arrazola

La estrategia de la educación sexual higienista (centrada en prevención de problemas y liberación de tabúes) no ha sido suficiente. Ha servido para desinhibirnos en la búsqueda de gratificación inmediata con la masturbación en internet, pero no para disfrutar del contacto sexual.

David Lodge, uno de los últimos escritores que buscan divertir, afirmaba en los años ochenta en The Guardian:  “Como es cada vez más difícil escribir sobre sexo, quizá tendremos novelas sobre el trabajo a partir de ahora”. La amenaza se ha cumplido: las novelas llevadas al cine a partir de los noventa hablan, casi siempre, del mundo laboral. Quizás porque describir el placer y cuantificar los logros del hedonismo es más difícil que hablar de los que buscan fama, poder o dinero.

La antropóloga Ruth Benedict clasificó a las culturas en función de su propensión a fomentar la motivación hedonista. Unas buscan que sus miembros tiendan a ser responsables y actuar siempre en función de objetivos: a esto le llamó culturas apolíneas. Otras intentan hacer de sus miembros personas despreocupadas que viven en función del placer y la diversión (culturas donisíacas). La diferencia entre unas y otras a la hora de fomentar placeres básicos como el erotismo se pone de manifiesto en muchos estudios. En la encuesta Durex del 2012, por ejemplo, los países con menor número de relaciones sexuales cotidianas eran sociedades apolíneas, como Japón o EE.UU. Y en el top 10 de frecuencia se encontraban culturas dionisíacas como Grecia, Brasil… o España, que estaba en el octavo lugar.

ashley-culturainquieta.jpg4

Nuestra sociedad de retos y postureo no fomenta el disfrute. Ignora la motivación hedonista, la capacidad de disfrutar de placeres como la coyunda carnal que no sirven para alcanzar ningún objetivo (…) el goce erótico desaparece porque se considera “innecesario”.

Pero no nos debemos confiar por estar en el lado gozoso de esta dicotomía. El planeta se encamina, progresivamente, hacia una aldea colectiva apolínea. Lo dionisiaco (el disfrute sin objetivos ni motivación de logro) está cada vez peor visto. Necesitamos más excusas (como la necesidad de fabricar hijos que paguen las pensiones) para pasárnoslo bien sin sentirnos culpables. Y sólo nos permitimos gozar en tiempos restringidos: las vacaciones se plantean como un pequeño periodo de desfogue… para luego volver a ser hormigas obreras. Es como si empezáramos a creer que el sexo es sólo una sublimación del instinto de trabajo que sólo debe aparecer cuando no tenemos algo productivo que hacer.

Gabriel Wikström, ministro de Sanidad sueco, ha creado una comisión para averiguar las causas de la apatía sexual. Cuando se entregue el informe, en el 2019, ha prometido tomar medidas porque considera que “se trata de un problema de gran magnitud”. Es inevitable preguntarse qué hará si la comisión concluye que la principal causa es la falta de hedonismo del mundo actual. ¿Restaurará las Saturnales y las hará obligatorias?

Hajime_Sorayam

Lo dionisíaco (el disfrute sin objetivos ni motivación de logro) está cada vez peor visto. Necesitamos más excusas (como la necesidad de fabricar hijos que paguen las pensiones) para pasárnoslo bien sin sentirnos culpables.

Por suerte, el placer no necesita el visto bueno de los poderosos ni de la masa social. Sin esperar al 2019 podemos liberarnos del papel de hormigas obreras y gozar de la sexualidad en cualquier momento y sin ningún objetivo. Depende de nosotros.

Rubens, Hokusai, Rodin, Flaubert, Debussy, Buñuel, Nabokov, Polanski, Lennon…. La cultura ha ofrecido siempre puntuales dosis de sexualidad entendida como uno más de los placeres de los sentidos. Durante siglos, siguiendo una tradición que viene del mundo clásico, pintores, escritores, músicos (y después directores de cine) han salpicado con erotismo sus expresiones artísticas. Y esa sexualidad alegre y desenfadada que muestran el Decamerón, los cuadros de Tiziano o las novelas de D.H. Lawrence fueron parte de su éxito de público.

De hecho, en ciertas épocas, se criticaba a la cultura comercial por abusar de este recurso. En el cine, sin ir más lejos, los taquillazos tipo Instinto básico eran menospreciados por usar el fácil impacto del morbo erótico. Que un cruce de piernas sin ropa interior se convirtiera en una escena icónica del cine parecía demostrar que los espectadores, en el fondo, éramos los mismos cavernícolas de siempre…

howar-schatz

En una sociedad de hormigas trabajadoras sólo son aceptables los instintos básicos que nos mueven a la lucha productiva. La sexualidad hedonista ya no llama nuestra atención.

Pero algo está cambiando en los usuarios de productos culturales. El gancho sexual ya no funciona. Un ejemplo: un informe reciente de la empresa de análisis de mercado Ipsos llegaba a la conclusión de que cada vez atraen menos las relaciones sexuales en el cine. De hecho, desde Titanic (1997) ningún gran éxito incluye escenas tórridas.

¿Es menos básico el espectador actual? Parece que no es el caso: el mismo informe aseguraba que el gancho ya no es el sexo, porque ahora lo que atrae es… la violencia. Muchas películas y series actuales son policíacas o cine de acción (terror, fantasía heroica con grandes dosis de sangre…) Incluso las que parecen hablar de sexo (50 sombras de Grey) hablan de poder y parecen protagonizadas por psicópatas corporativos con ansia de control. El manga, el producto cultural cuyo consumo más ha subido entre la juventud, es una muestra de este sí a la violencia, no al sexo.

negro-y-rosa-el-color-del-erotismo-y-el-sexo

Por suerte, el placer no necesita el visto bueno de los poderosos ni de la masa social (…) podemos liberarnos del papel de hormigas obreras y gozar de la sexualidad en cualquier momento y sin ningún objetivo. Depende de nosotros.

En una sociedad de hormigas trabajadoras sólo son aceptables los instintos básicos que nos mueven a la lucha productiva. La sexualidad hedonista ya no llama nuestra atención.

 

Fuente: Luis Muiño, “Alarma en Occidente: el sexo está en crisis” en el Magazine del 23 de abril de 2017

Jhumpa Lahiri, “Me moría por integrarme porque odiaba sentirme diferente”

jhumpa-lahiri-Favim.com-3754264

Y la transformación constante, asegura, se ha convertido en su verdadero refugio: “No hay otra manera de entender la vida”.

Tras cosechar un éxito fulgurante -ganó el Pulitzer con su primera colección de relatos-, esta escritora estadounidense de origen bengalí se sentía como una cantante a la que todos los conciertos le piden la misma canción. Decidió cambiar de música. Abandonó Nueva York, se mudó a Roma con su familia. Hoy solo escribe en italiano. Y la transformación constante, asegura, se ha convertido en su verdadero refugio: “No hay otra manera de entender la vida”.

Hace un lustro la exitosa escritora Jhumpa Lahiri (Londres, 1967) decidió convertir un año sabático en Roma en una transformación vital. Se quedó tres años con su marido y sus dos hijos y pasó a escribir en italiano. Hoy no quiere volver a hablar de los bengalíes que protagonizan El intérprete del dolor, En tierra desacostumbrada o La hondonada, publicados en España por Salamandra. La suya es la historia de una renuncia al éxito, al dinero y a la lengua para mantener las riendas de su vida.

La grandiosidad de la vista desde su ático en lo alto del Gianicolo contrasta con la sencillez con la que está amueblado el piso, como si lo importante quedara a los pies de su casa. Habla un italiano perfecto. “Ciao, amore”, saluda a su marido, el periodista neoyorquino de origen guatemalteco Alberto Vourvoulias. Y ofrece cerezas y agua con gas. Dulce, menuda, firme y con una fortaleza de junco, relata la historia del éxito que amenazó con devorarla. Y explica cómo le plantó cara.

DSCF7179

Dulce, menuda, firme y con una fortaleza de junco, relata la historia del éxito que amenazó con devorarla. Y explica cómo le plantó cara.

La entrevista transcurre en la terraza, como si no pudiera separarse de las vistas al Aventino romano. Cuenta que Jhumpa, su seudónimo, no remite a nada, “no es como el nombre de mi padre, Amar, que significa inmortal”. Se lo puso su madre, igual que los de nacimiento, Nilanjana Sudeshna. “Los eligió confundida en el hospital de Londres. Tuvo que decidir en un momento lo que en India uno reflexiona durante un tiempo, hasta que el carácter del bebé termina por decidirlo”.

Empezó sin prisas pero imparable. Con 34 años logró el Pulitzer con su primer libro de cuentos, El intérprete del dolor. Luego siguieron ventas astronómicas y una película a partir de su primera novela… ¿Necesito huir de tanto éxito? Tengo una relación difícil con esa identidad, la del éxito.

No es la primera vez que está incómoda en su piel. Mi primera incomodidad nació de mi relación con Estados Unidos. Pero el problema siempre ha sido el mismo: que mi identidad esté en manos de otras personas. He necesitado levantar barreras para construirme a mí misma.

Pero el problema siempre ha sido el mismo: que mi identidad esté en manos de otras personas. He necesitado levantar barreras para construirme a mí misma.

Hace una década decidió estudiar italiano obsesivamente. Hoy ha abandonado el inglés y ha publicado dos pequeños ensayos en italiano. ¿Otra lengua consolidará su identidad? El italiano ha sido una pasión, una fuga y también una cura. Es lo que me ha permitido poco a poco llegar a ser otra.

¿Por qué necesitaba ser otra? ¿Por qué arriesgarse a expresarse en un idioma que no controla cuando se gana la vida escribiendo? Uno debe correr riesgos. Incluso en inglés crear era para mí un juego peligroso. Era ir contra las experiencias de mi familia.

Creí que su padre era bibliotecario. Pero eso tiene poco que ver con ser artista. Asumieron, y yo casi también, que tras el doctorado me convertiría en catedrática. Querían para mí la seguridad de la vida americana que ellos habían logrado. Irónicamente, ahora doy clase en Princeton, pero he llegado por otro camino: porque soy escritora, no por mis estudios. Y eso es lo que quiero ser.

Una autora en perpetua transformación. Aunque Beckett, Nabokov o Agota Kristof cambiaran de idioma, sorprende que escriba ahora en italiano. Para mí es una esquina más. Ya me pasó cuando decidí que quería escribir. Tenía mucho miedo, pero por costoso que sea, y lo es, se decide una vez si uno quiere ser libre o no. El resto son matices.

quote-you-are-still-young-free-do-yourself-a-favor-before-it-s-too-late-without-thinking-too-jhumpa-lahiri-47-14-68

Uno debe correr riesgos (…) Tenía mucho miedo, pero por costoso que sea, y lo es, se decide una vez si uno quiere ser libre o no. El resto son matices.

¿De dónde sacó el valor para intentar ser quien quería ser? Me volví loca de amor por la persona con la que supe que tenía que estar. Eso da fuerza. Mi vida parecía hecha, iba directa hacia una carrera académica. Pero tenía un secreto, escribía. Sentirme amada abrió ese secreto cerrado con llave.

Su marido le apoyó. Mi suegra era escultora. Alberto venía de un mundo en el que uno podía plantearse la vida ampliamente. En el momento oportuno, al borde de los 30, por fin encontré un buen hombre.

¿Conoció a muchos malos? Los suficientes para valorar al bueno.

Su primera decisión libre fue convertirse en escritora, la segunda hacer del italiano su lengua, ¿cada cuánto va a necesitar cambiar para sentirse dueña de su vida? ¿Quién sabe? Pero creo que este último cambio bastará. Variar de lengua con 45 años es bastante serio.

Particularmente si involucra a su familia. ¿Es posible reinventarse como persona sin sacrificarlo todo? Cualquier cambio requiere no solo sacrificio, también traición. [Cita en italiano: Ogni cambiamento richiere un tradimento]. Creo que es cierto incluso biológicamente. Para que mi hija sea quien es ha tenido que perderse la que fue hace tres años. Uno gana y pierde. Coge y suelta. Así nos alimentamos: tomamos y dejamos, de lo contrario no funcionaría. Creo que la identidad es eso.

MG_8475

Cualquier cambio requiere no solo sacrificio, también traición. Creo que es cierto incluso biológicamente. Para que mi hija sea quien es ha tenido que perderse la que fue hace tres años. Uno gana y pierde. Coge y suelta. Así nos alimentamos: tomamos y dejamos, de lo contrario no funcionaría. Creo que la identidad es eso.

¿Cree que sus editores hubieran publicado In altre parole, su memoria en italiano, si no hubiera sido una escritora famosa? No lo sé. Nunca lo había pensado.

Paradójicamente, ha sido el éxito del que quería escapar lo que la ha permitido escapar. No era el olvido ni ignorancia, era distancia lo que necesitaba. Aprender italiano era completamente necesario para mi viaje personal. Si el objetivo es ser feliz y sentir armonía con el mundo, eso solo lo logré después de esta segunda decisión.

¿Cómo afectó esa decisión a su familia? Mi marido escribe y traduce, un trabajo privilegiado, pero pésimamente pagado. Ahora vivo de dar clases porque ya no cobro casi de lo que escribo. De los textos en italiano obtengo poco dinero.

¿No va a volver a escribir en inglés? De momento, no. Ha sido un sacrificio económico importante. Aunque encuentro liberador ganarme la vida con un trabajo que requiere energía pero le permite a uno irse a casa. Prefiero eso a la presión exagerada de tener que hacer un libro que se venda bien. No quiero escribir para complacer a nadie. Para eso preferiría convertirme en jardinera.

Jhumpa Lahiri

Si uno está dispuesto a arriesgar no hay vuelta atrás. Lo menos que podemos hacer en la vida es tratar de ser felices. No es ser egoísta, sino entender lo necesario. Lo que quiero transmitir a mis hijos es que se beban la vida hasta el final del vaso.

Cuando decidió mudarse a Italia, ¿se enfrentó más a sus padres o a sus editores? Pensábamos que tendríamos una pequeña aventura, nadie anticipó que transformaría nuestra vida. Pero un año no fue suficiente. Mi hija Noor era muy niña. Pero mi hijo Octavio se enfadó. No entendía lo que estábamos haciendo. Traté de explicárselo y siguió enfadado, pero escuchó. Si uno está dispuesto a arriesgar no hay vuelta atrás. Lo menos que podemos hacer en la vida es tratar de ser felices. No es ser egoísta, sino entender lo necesario. Lo que quiero transmitir a mis hijos es que se beban la vida hasta el final del vaso.

¿Qué crea las raíces? ¿Los lugares, la educación, la familia? El amor hacia otras personas, hacia la literatura -en mi caso- o hacia el barrio. Yo amo este lugar. Me gusta todo sobre mi vida cotidiana. Cuando me fui de Nueva York no eché  de menos la ciudad. Alberto y mis hijos, sí, pero yo no. Estudié, trabajé y tuve hijos allí. Tengo recuerdos muy bonitos, pero no tenía raíces. En Roma me siento segura. Y valiente. Eso es lo que debe ser una casa: un lugar donde uno se siente protegido y alentado.

Sus relatos cuentan lo que se gana y se pierde con las elecciones vitales. Creo que siempre escribo sobre huidas. La desubicación y la metamorfosis están en mi trabajo desde el principio.

Jhumpa-Lahiri-TNY

Eso es lo que debe ser una casa: un lugar donde uno se siente protegido y alentado.

En italiano parece otra escritora. No me gusta sentirme responsable como creadora. Creo que es un error. Si fuera piloto de avión afrontaría mi trabajo con gran sentido de la responsabilidad. Pero cuando escribo solo quiero ser responsable ante mí misma. Y creo que hemos perdido esa noción del creador. Hoy los artistas dan explicaciones. Tienen que aclarar lo que significan las cosas… Ahora que trabajo en italiano muchos indoamericanos me han dicho: “¿Ya no vas a escribir de nosotros?”. ¡Mi intención nunca fue escribir sobre ustedes!

No quiere ser la voz de los bengalíes emigrantes. No puedo serlo. Yo me enamoré de la literatura sin encontrar jamás un personaje que ni remotamente se pareciera a mí o a mis experiencias. Crecí leyendo a Shakespeare, Thomas Hardy o Tolstoi no porque me hablaran sus personajes, sino porque son obras de arte. Y las obras de arte tienen el poder de ir más allá de los mundos estrechos. ¿Si mis padres son inmigrantes solo debo leer historias de gente cuyos padres son inmigrantes? ¡Per carità! Si es literatura, debe ser capaz de hablar a todos.

Jaipur-Literature-Festival-Jhumpa-Lahiri

Y las obras de arte tienen el poder de ir más allá de los mundos estrechos (…) El arte y la literatura sirven para ampliar, no para limitar nuestros pequeños mundos.

Vivimos en un mundo de consumo a la carta. Todo el mundo online se basa en eso. Amazon envía continuamente mensajes: “Si compraste esas sillas te gustarán estas”. De modo que nunca te gustarán sillas completamente diferentes porque ni sabrás que existen. La vida está empobreciéndose por las simplificadoras herramientas del marketing. El arte y la literatura sirven para ampliar, no para limitar nuestros pequeños mundos.

¿Cuándo era joven sentía deseo de pertenecer a una cultura? Sentía desesperación. pero me liberé de eso. Era doloroso, un sentimiento de inferioridad y fracaso.

¿Por qué se sentía inferior? Porque no soy estadounidense. América para mi madre era el enemigo. Y yo me moría por integrarme porque odiaba sentirme diferente. Detestaba todo sobre mí misma: mi nombre, mi aspecto… Y ese es un sentimiento devastador.

¿Salió de todo eso sin ayuda? No. Tuve mucha ayuda. Me he psicoanalizado durante años.

¿A su hermana le pasó lo mismo? No puedo hablar por ella, pero creo que no vivió tan atormentada. Es siete años más joven, nació en América y para entonces mis padres llevaban una década fuera de India. Cuando yo nací mi madre se pasó años negando nuestras vidas. No quería que nada de lo que nos rodeaba nos tocara. Y eso es imposible. No confiaba en el lugar donde había ido a vivir. Todo para ella era una amenaza. Tuve que lidiar con eso. Cuando mi hermana nació, el hielo ya estaba roto.

Jhumpa-featured

Sentía desesperación. Pero me liberé de eso. Era doloroso, un sentimiento de inferioridad y fracaso (…) Y yo me moría por integrarme porque odiaba sentirme diferente. Detestaba todo sobre mí misma: mi nombre, mi aspecto… y ese es un sentimiento devastador.

Pasaban los veranos en Calcuta. Creo que es imposible ir y no reaccionar ante lo que ves. Me interesaba mucho habiendo crecido en un lugar tan estéril como Nueva Inglaterra. Me estimulaba. Es un lugar visceral, como Roma elevado a la enésima potencia, un sitio que te hace pensar. Pero lo que no me gustaba era sentirme diferente también allí. Allí éramos los americanos: que si éramos ricos, que si teníamos máquinas que nos limpiaban la casa. Creo que pensaban que vivíamos en la Casa Blanca. Yo sentía la presión por tener allí una experiencia que no era mía: la de volver a casa. Aquello no era mi casa. Con todo, había algunas cosas por las que podía dejar de preocuparme. Por ejemplo, mi nombre. Parece poco, pero es mucho. Allí mis padres eran gente en un contexto. En América eran criaturas aisladas.

Pero todavía viven en Estados Unidos. Mi padre decidió que se quedaban. Su cultura es así, son los hombres los que deciden.

Sin embargo, como sucede con algunos de sus personajes, era su madre quien le buscaba a usted un marido. Sí.

¿De Calcuta? Eso era lo ideal, pero podía ser también un inmigrante indio, alguien como yo.

jhumpa_lahiri_20160314_600_855

Mi insistencia en refugiarme en el cambio es una reacción a mi madre, que, básicamente, se negó a cambiar y rechazó la realidad porque la realidad es cambio. Todo se transforma. No hay otra manera de entender la vida. Mi madre estaba en contra de la vida. Y eso es una batalla perdida: garantiza tu propia infelicidad y la de quienes te rodean.

¿Qué dijo cuando apareció con su marido? No sabían qué hacer. Pero lo quieren mucho. Uno tiene que evolucionar. Mi insistencia en refugiarme en el cambio es una reacción a mi madre, que, básicamente, se negó a cambiar y rechazó la realidad porque la realidad es cambio. Todo se transforma. No hay otra manera de entender la vida. Mi madre estaba en contra de la vida. Y eso es una batalla perdida: garantiza tu propia infelicidad y la de quienes te rodean. Quiero a mi madre y me angustia que naciera en un tiempo y una cultura que esperaba de ella que se adaptara a los deseos de los demás. Ella tuvo una boda arreglada. Se casó con mi padre, que vivía en Londres. Como mi padre quería ir a América, ella fue; como quiso quedarse, ella se quedó. ¿Dónde queda una persona en una vida así? Creo que le aterrorizaba dejar de ser lo que era. Con sus fijaciones sobre cómo teníamos que vivir, vestir o comer nos enviaba el mensaje de que no podíamos dejar que el enemigo se colara en nuestra casa. He conseguido que mi vida no sea así y estoy agradecida.

¿Cómo es su madre hoy? Igual y distinta. Tiene 77 años y puede conducir un coche o irse a comer un trozo de pizza. Eso hubiera sido impensable en India. Sin embargo, tiene vivo el recuerdo de la chica que fue, de cómo durmió entre sus padres hasta que se casó.

¿De dónde se sienten sus hijos? Son americanos, pero espero que se sientan del mundo. Han aprendido a adaptarse. A lo mejor les hago daño. Pero asumo esa responsabilidad. Les pido que sean ellos mismos. Que estén cómodos en sus huesos. Que sean lo que quieran ser.

862964

Les pido que sean ellos mismos. Que estén cómodos en sus huesos. Que sean lo que quieran ser.

¿En el mundo ha encontrado más racismo, clasismo o sexismo? Todo eso. Toda mi vida he sido muy consciente de la intolerancia y los prejuicios.

¿Sus hijos no los han vivido? En parte sí y en parte no. Los humanos estamos más programados para defendernos que para mezclarnos. Podría decir que hoy hay menos sexismo: soy una mujer que da clase en Princeton. Lo mismo sucede con los estudiantes. Hace dos generaciones eran todos blancos. El mundo, mi mundo, parece haber cambiado. Pero en algunos aspectos nada se ha modificado y los cambios no van a mejor. La política lo refleja. Solo la ciencia me da esperanza en el mundo.

¿Cómo educar sin optimismo? Todo cambia. Si no aceptas ese principio básico, estás eligiendo una vida de infelicidad continua. Si no miramos hacia fuera para tratar de entender y escogemos obsesionarnos con nuestro pequeño mundo, al final lo que hacemos es construir miedos.

p25_Thomson

Todo cambia. Si no aceptas ese principio básico, estás eligiendo una vida de infelicidad continua. Si no miramos hacia fuera para tratar de entender y escogemos obsesionarnos con nuestro pequeño mundo, al final lo que hacemos es construir miedos.

¿La visión del mundo que describe no precisa cierta posición económica? ¿Cualquiera puede permitirse esa apertura mental? Hay millones de personas con todo el dinero del mundo y cero innovadoras. Quiero creer que la apertura mental no depende del dinero. Depende de la lucidez más que de las oportunidades. La razón por la que pienso que uno puede abrir su mente sin dinero es porque creo en la literatura. Cualquiera que tiene acceso a una biblioteca puede hacerlo.

¿Qué libro abrió la suya? Leer. Ningún libro en concreto.

En sus obras hay miedo a la tecnología. Los teléfonos inteligentes nos hacen estúpidos. Han acaparado nuestra atención.

jhumpa-lahiri-among-10-shortlisted-for-us-national-book-award_200913082131

En el mundo humano, incluso si alguien se cambia de sexo, no puede dejar atrás todo su pasado. Cargamos con lo que hemos sido.

Ha escrito sobre cómo en el mundo animal para convertirse en mariposa debe desaparecer el gusano. En el mundo humano, incluso si alguien se cambia de sexo, no puede dejar atrás todo su pasado. Cargamos con lo que hemos sido. Podemos alterar, pero no deshacer. ¿Cuál es entonces la realidad? Eso es lo que me fascina y aterroriza a la vez: lo que nos hacemos a nosotros mismos para dejar de ver lo que tenemos delante.

Fuente: Anatxu Zabalbeascoa, en El país semanal, 17 de septiembre de 2017