Todos elegimos

Me sorprendió su belleza y juventud, una diosa de ébano. Pasaron unas semanas hasta que volví a verla y esta vez me conmovió su exquisita educación y cuidado lenguaje. Diría que intenta diferenciarse y lo consigue aunque se aprecia cierta tensión, resulta impostado. Ella despertó mi curiosidad así que como trabajamos en la misma empresa no me fue difícil recabar información. Es senegalesa y musulmana. Llegó a Gran Canaria con tan sólo nueve años; ahora tiene veinticuatro. Acabó bachillerato y aunque trabaja de camarera, su sueño es seguir estudiando y convertirse en relaciones públicas del hotel. Descubrí algo que me sorprendió ya que contradice la conducta intachable que ella se empeña en mostrar. Hemos simultaneado amante; un canario, casado y seductor. No sabe que yo sé y supongo que se horrorizaría si supiese que su amante va alardeando de sus conquistas. Hoy hemos coincidido en la guagua y me ha comentado que aunque agradece el esfuerzo que sus padres han hecho para darle una educación, no soy capaz de imaginar a todo lo que tiene que renunciar por no perder el respeto de su familia y comunidad. Claro que lo sé; continuamente me debato entre lo que deseo hacer y lo que la sociedad espera que haga y cuando opto por ser fiel a mi misma he de pagar un precio alto, la soledad y el rechazo. No somos tan diferentes, todos elegimos.*

*Microrrelato presentado al concurso Purorrelato de Casa África.

 Mafalda_DiaDeLaMujer-300x251[1]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s