“Por la vida has de ir como naces, desnudo” Esma Redzepova.

Mi política es países sin fronteras. Mi abuelo era gitano católico; mi abuela, hebrea; mi madre, gitana musulmana; mi marido, ortodoxo, y yo soy una mezcla de todos.

Mi política es países sin fronteras. Mi abuelo era gitano católico; mi abuela, hebrea; mi madre, gitana musulmana; mi marido, ortodoxo, y yo soy una mezcla de todos.

Una leyenda

Una leyenda

Lleva 46 años cantando. La reina gitana es dulce y generosa y tiene vida de leyenda. Su madre era limpiadora del hogar, su padre un limpiabotas callejero minusválido. Esma compuso su canción más famosa, “Guapa chica” a los nueve años y todavía suena; a los once conoció al que sería su futuro marido Stevo Teodowski, que pidió su mano el día que ella cumplió 18. Juntos crearon el grupo Esma Ensemble Teodosievski, de raíces indias y melodías típicas de los Balcanes. Voz, violín, clarinete y acordeón que han llenado el Olympia de París. Juntos, Stevo y Esma, han adoptado y criado a 47 huérfanos. “Yo no necesito demasiado, así que todo lo que gano lo reparto”. Acaba de mandar 24 toneladas de ayuda humanitaria a Iraq.

-Creo que la mía fue la infancia más feliz imaginable.
-¡…!
-Mi padre tenía el don de contar y cantar cuentos. Todos terminaban con final feliz. Y yo por las noches soñaba que era una princesa feliz que se convertía en una reina feliz.
-Sus sueños se cumplieron.
-Sí, en el año 1976, en India, me nombraron la reina gitana en un festival en el que participaron gitanos de más de 23 países.
-Pero eso usted ya lo sabía.
-Sí, lo había soñado y, en Montenegro, a los once años, una gitana me leyó la mano y me dijo que sería una mujer importante, que conocería todos los continentes.
-La alegría nos puede llevar muy lejos.
-La alegría es una actitud. En el año 1941 los alemanes reunieron a 400 judíos y gitanos en Skopje y los mataron a todos, sólo sobrevivió mi padre. Después de la matanza hubo un bombardeo aliado, los alemanes huyeron y él quedó enterrado en los escombros.
-Perdió una pierna pero salvó la vida.
-…Y la dulzura y el amor a la música. Se hizo limpiabotas. Por entonces ya tenía un hijo, luego vinimos los otros cinco.
-El hambre, ¿no les amargó?
-No, yo cantaba todo el día como mi padre. El director de la escuela me llevó a un concurso de niños talentosos que organizaba la radio de Macedonia. Lo hizo a escondidas.
-¿Por qué?
-Mis padres no querían que cantara, estaba mal visto. Las niñas sólo cantaban en las bodas y para las mujeres, ésa era la tradición.
-Ganó el concurso.
-Sí, y se lo oculté a mis padres. Pero pronto empezó a sonar mi canción. Una noche mis padres pusieron la radio y me oyeron cantar. “Parece Esma”, les oí decir, “pero no es posible porque está en la cama durmiendo”. Pocos días después vino a casa el coordinador de la radio, un gran músico que se había quedado impresionado con mi voz.
-No sólo con su voz…
-Les propuso a mis padres un contrato para hacerse cargo de mi educación y les prometió que sería una gran estrella. Yo tenía diez años. Luego, cuando cumplí los 18, les pidió mi mano.
-¿Se enamoró usted de él?
-No, pero me casé con él a los 23 años. No podía negarles por más tiempo a mis padres su deseo. Me pasé cinco años posponiendo la boda. Mi padre murió y estuve tres años de luto, al final me quedé sin excusas. Cuando me casé no lo quería, pero luego lo quise con toda mi alma.
-¿Por qué lo quiso?
-Yo era muy caprichosa y un poco salvaje. Con el tiempo me di cuenta de que él cuidaba de mí como nadie lo había hecho jamás y como nadie sería capaz de hacerlo. No me comporté siempre bien con él y sin embargo él siempre me hizo feliz. Era demasiado bueno y educado. Cuando yo me comportaba mal, él simplemente me decía: “No tenías que haberlo hecho”.
-Me está dando envidia.
-El día de la boda hicimos un pacto: cuando no estemos de acuerdo en algo, uno de los dos tendrá la lucidez de ponerse a cantar y el otro deberá cantar con él. Y así ha sido, al final de la canción la discusión terminaba.
-Dicen que los gitanos son machistas.
-Falso. La mujer es la que lleva la familia y es muy respetada. Los romanís saben querer muchísimo y también saben llorar. No se avergüenzan de llorar por el amor de una mujer. Y fijese en un detalle, las gitanas llevan más oro que ellos. A nosotras no nos regalan flores, porque el oro, en caso de guerra o necesidad, se puede vender. Mi marido era un payo que asumió nuestras costumbres.
-¿Cuándo empezó a adoptar niños?
-En cuanto nos dimos cuenta de que no podíamos tener hijos. Nuestra fama de acogedores fue creciendo y al final la propia policía nos traía a los niños huérfanos que encontraban. Así llegamos a tener 47 hijos.
-Debe de tener una casa gigante.
-Sí, y todo han vivido con nosotros hasta los 18 años, a partir de esa edad les compramos un piso a cada uno. Hemos organizado todas sus bodas y me siento una abuela muy orgullosa con un montón de nietos. En el entierro de mi marido había más de cien familiares.
-¿Cuál es su mayor deseo?
-Parar todos los relojes del mundo para parar todas las guerras del mundo.
-Usted ha vivido la guerra de Macedonia.
-Los gitanos siempre hemos estado en contra de los nacionalismos. Somos como los animales y las plantas, libres y sin fronteras. En mi país los gitanos somos muy respetados. Tenemos dos canales de televisión, 56 emisoras de radio y escuelas, todo en nuestro idioma, el romaní. No tuve que huir.
-¿Sus hijos son todo gitanos?
-No, eran niños solos que sufrían.
-¿Cuál es su filosofía de vida?
-La vida es muy corta, venimos a este mundo desnudos y desnudos debemos ir por la vida. Todo lo que gano cantando lo comparto. Yo me quedo con un pequeño porcentaje para mantener mi casa, lo demás lo regalo a los más necesitados.
-¿Para eso canta?
-La música lo es todo para nosotros, es imprescindible, es como el sol, el agua o el pan. Cada jueves voy a cantar a los hospitales para que los enfermos se curen. La música te hace amar la vida.

Fuente: Ima Sanchís en “La contra” de “La Vanguardia” del 3 de agosto del 2004.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s