Mar Coll: “Me conmueve el desfase entre lo que sientes y lo que expresas”

Mar Coll, directora de cine, en cartel con "Tots volem el millor per a ella"

Mar Coll, directora de cine, en cartel con “Tots volem el millor per a ella”

Con un debut marcado por premios y halagos, las expectativas desatadas por la segunda película de la joven directora Mar Coll eran, desde hace meses, notables. El estreno de Tots volem el millor per a ella ha estado marcado por las buenas críticas, especulaciones de Goya (sobre todo, para Nora Navas) y un consenso sobre la mayor ambición de este segundo largo de la exalumna de Escac. Coll, directora y guionista, aborda la construcción social de la identidad a través de la historia de una abogada de éxito que, tras recuperarse de una grave lesión cerebral, lucha por reconstruirse tal cual era y se la recuerda.

¿Ha decidido hacer una autopsia a la burguesía catalana?
No, realmente no. Coloco los personajes en un entorno que conozco bien, sobre todo por una cuestión de credibilidad. Me resulta más fácil, pero en una historia que podía haber contado en cualquier estrato social.

¿Es un poco Sin noticias de Gurp? Geni, tras su accidente, contempla lo cotidiano desde una perspectiva alienígena.
Es parte de la idea, que Geni (Nora Navas) ha cambiado, que aparentemente es torpe, insegura, no se maneja bien en los códigos normales, ha perdido muchas capas. Me gustaría ver esta historia dentro de 15 años. Quizá Geni ya se desenvuelva bien y sea una mujer que disimula.

"Hablo de un entorno burgués por credibilidad, porque lo conozco bien"

“Hablo de un entorno burgués por credibilidad, porque lo conozco bien”

Relata la antipatía de un mundo basado en la convención y en la rutina. La rutina es importante, se habla mucho de “recobrar el hilo” en la película.
Sí, porque se trata de una familia muy pragmática y que se ha vuelto muy conservadora en este momento. Sería injusto velos como gente conservadora en su esencia. Es más bien la situación, en particular, respecto a Geni.

Han podido perderla
Pero además, en una rehabilitación la rutina es fundamental para los pacientes. El paso a paso, los ejercicios, el planning: ahora psicóloga, ahora fisioterapia… no te lo puedes saltar porque es lo que te proporciona referencias. Es como cuando tienes un niño, no puedes decidir “ahora me voy a vivir no sé dónde, y el niño si come a las seis, come a las seis…”. No, esto no va así. Por eso es comprensible que ahora sean conservadores. ¿Están equivocados? Es probable, pero se entiende. No creo que yo fuera capaz de ser mucho mejor que ellos.

"...Geni (Nora Navas) ha cambiado, que aparentemente es torpe, insegura, no se maneja bien en los códigos normales, ha perdido muchas capas. Me gustaría ver esta historia dentro de 15 años. Quizá Geni ya se desenvuelva bien y sea una mujer que disimula".

“…Geni (Nora Navas) ha cambiado, que aparentemente es torpe, insegura, no se maneja bien en los códigos normales, ha perdido muchas capas. Me gustaría ver esta historia dentro de 15 años. Quizá Geni ya se desenvuelva bien y sea una mujer que disimula”.

La historia permitía una estructura de western de forastero, es decir, que la irrupción de un personaje ajeno fuera catalizador de la redención de todos. Pero no es así.
Sí, ellos van un poco lentos en entender lo que está pasando, y quizá es esta una visión un poco más pesimista. Creo que la redención de esta familia resultaba complicada. Sí que pensaba que era esencial que la que llegara a asumir el cambio y se dejase llevar por lo nuevo fuera la protagonista. En eso sí que hay luz en la película. Pero quizás en el entorno, no. También, porque no pienso en una estructura tan cerrada, procuro ponerme en la piel de los personajes y hacerlos actuar. Me molesta cuando en las películas todo tiene que converger en una resolución muy cerrada.

En su filme hay una falsa catarsis en la casa paterna. Es casi un género en sí mismo: cenas familiares catárquicas.
Que a mí me encanta.

Pero en su escena es una catarsis no resuelta.
Pero para Geni sí es un momento que termina de empujarla. Está sentada entre su marido y su amiga Mariana y siente que tiene que elegir entre una vida y la otra.

Esa vieja amiga, Mariana, que interpreta Valeria Bertuccelli, también encarna los sueños de la juventud que han quedado atrás y el intento por recuperarlos es inútil.
Mariana le devuelve una mirada muchísimo más atractiva que la de su familia, que es una imagen de lisiada, accidentada, pobrecita: “Yo me ocupo de ti”, “te vengo a buscar”, “te ayudo a hacer el currículum”… Ojo, que cuando la película empieza es obvio que ella está completamente apoyada en ellos. Es más, pide a gritos que la sostengan. Pero cuando se da cuenta de que esto es asfixiante, inicia una doble vida, miente, no va a trabajar… Mariana es el personaje perfecto para atender esta llamada a huir, porque no sabe de su accidente, sino que además conectan, tras muchos años, con aquel momento de la vida en el que tienes más enería, eres más puro. Esa regresión adolescente tiene sentido porque es la etapa en la que te buscas, te reivindicas, te afirmas. Y ella necesita eso. Todo se pone en la película para que ocurra lo que ocurre. Por eso me gusta verla como un puzle un poco trágico: nadie tiene la culpa de lo que está sucediendo, sino que todo se coloca para que suceda así.

"Esta regresión adolescente tiene sentido porque es la etapa en la que te buscas, te reivindicas, te afirmas. Y ella necesita eso".

“Esta regresión adolescente tiene sentido porque es la etapa en la que te buscas, te reivindicas, te afirmas. Y ella necesita eso”.

Umberto Eco, en La misteriosa llama de la reina Loana, escribía sobre un personaje que tras un ictus pierde la memoria emocional, no la funcional, y tiene que buscar en su pasado para reconstruir su identidad.
No conozco la novela, pero sí que hay elementos en común. Geni vive la frustración de ser una decepción para los demás, cuando además es un personaje bastante optimista y con energía para seguir. Lo que la bloquea es esta mirada respecto a lo que ella había sido, y es verdad que la reflexión que propone la película es sobre la construcción de la identidad a partir de lo que los demás nos devuelven sobre lo que somos. Y ella, de algún modo, se encuentra con que hay un plan, una idea muy clara.

Que es su identidad antes del accidente.
Justo, y ahora siente que tiene que hacer la interpretación de ese plan, pero carece de las herramientas, no puede disimular, no sabe sentarse con elegancia, ser elocuente y hacer todo lo que hacía antes, por eso sobreactúa, finge, intenta reírse… Pero no se parece, lo intenta con todas sus fuerzas pero ve que no hay aplauso. Es una misión fallida, nunca va a ser esa persona porque tampoco se acuerda ya bien de cómo era.

¿Cómo se interesó por contar esta historia?
Empiezo a trabajar algo porque me preocupa. A mí, este asunto me conmueve porque soy muy sensible a controlar o intentar controlar la imagen que puedo proyectar, al esfuerzo que me supone ser lo que debo ser. Hablo en el sentido más normal, en nuestro entorno, no me refiero a quién soy en el cine ni nada de esto, sino a lo más cotidiano. Todos hacemos un esfuerzo por controlar las emociones, razonar las cosas… La vida social te exige, y ese desempeño puede ser agresivo. Son todas estas pequeñas cosas las que me preocupan, ese desfase entre lo que sientes y lo que expresas. Cuando en mi entorno se produce el caso de un par de amigos con un traumatismo, veo de golpe materializado todo este esfuerzo, me llama muchísimo la atención y me sirve para expresar algo que a mí me toca y me conmueve.

"Y es verdad que la reflexión que propone la película es sobre la construcción de la identidad, hasta qué punto construimos la identidad a partir de lo que los demás nos devuelven sobre lo que somos (...) Me conmueve el esfuerzo por ser lo que debemos ser en nuestro entorno (...) Todos hacemos un esfuerzo por controlar las emociones, razonar las cosas... La vida social te exige, y ese desempeño puede ser agresivo".

“Y es verdad que la reflexión que propone la película es sobre la construcción de la identidad, hasta qué punto construimos la identidad a partir de lo que los demás nos devuelven sobre lo que somos (…) Me conmueve el esfuerzo por ser lo que debemos ser en nuestro entorno (…) Todos hacemos un esfuerzo por controlar las emociones, razonar las cosas… La vida social te exige, y ese desempeño puede ser agresivo”.

Fuente: Pedro Vallín en “La Vanguardia” del domingo, 3 de noviembre del 2013.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s