Psicodinámica del tabaquismo

jimmy Liao

¿Qué lleva a una persona a contaminarse a sí misma, de una forma lenta, constante, segura y, en muchos casos, irreversible, a lo largo de su vida? ¿Cuál es su actitud mental? ¿Cuáles son las necesidades que ésta persona satisface con el consumo de cigarrillos?

Porque la pregunta es ésta: ¿qué lleva a una persona a contaminarse a sí misma, de una forma lenta, constante, segura y, en muchos casos, irreversible, a lo largo de su vida?, ¿cuál es su actitud mental?, ¿cuáles son las necesidades que ésta persona satisface con el consumo de cigarrillos?

Quizás, el no tener suficientemente presente la motivación psicológica que subyace al consumo de tabaco, esté directamente relacionado con su escandalosa prevalencia en todo el mundo, unida a su consideración de droga “social y legal” (igual que el alcohol).

Ya saben ustedes, suele ser más motivo de cuestionamiento, o de crítica, lo que es “anormal” estadísticamente, que lo que es “normal”, independientemente de su bondad, justicia, conveniencia, coherencia, verdad o ética intrínseca.

jimmy liao 4

El fumador tendría que valorar en qué medida “llenarse de humo” es un sucedáneo de “llenarse de amor”. En qué medida está sustituyendo la satisfacción de sus necesidades emocionales (llenar su vacío emocional interior) por la satisfacción psicofísica que le proporciona la inhalación del humo del cigarrillo (que llena su cuerpo vacío y hambriento de afecto).

El fumador tendría que tener en cuenta en qué medida el sentimiento de satisfacción que le aporta el fumar, es un sustituto del amor, la aprobación, o el reconocimiento de los demás que él necesita (que puede ser mucho mayor de lo normal). En qué medida está sustituyendo la satisfacción de sus necesidades emocionales (llenar su vacío emocional interior) por la satisfacción psicofísica que le proporciona la inhalación del humo del cigarrillo (que llena su cuerpo vacío y hambriento de afecto).

La actitud de un niño recién nacido, al que la madre le acaba de dar el pecho, asemeja la tranquilidad que le reporta a un fumador aplacar su ansia de humo y nicotina. El niño se queda como “drogado” con la leche materna, su inquietud y su llanto, desaparecen y siente una absoluta quietud; se siente colmado de leche y de afecto a la vez.

El fumador tendría que valorar en qué medida “llenarse de humo” es un sucedáneo de “llenarse de amor”, en el mismo sentido que la nicotina pueda ser un sustituto de la leche.

jimmy liao 3

“El hombre es, al nacer, blando y débil. Al morir, duro y rígido. Las plantas son, mientras viven, blandas y delicadas. Al morir, secas y quebradizas. Lo duro y rígido es compañero de la muerte. Lo blando y débil es compañero de la vida. Lo duro y rígido está abajo. Lo blando y débil, arriba”. (Tao Te King, Lao-tsé).

Un hombre con enfisema pulmonar puede tener un aspecto corpulento, sanísimo a primera vista, y puede mostrar una gran confianza en sí mismo. Puede presentar una fachada de autosuficiencia despreocupada mientras fuma, como si dijera: “Tengo mi cigarrillo, no te necesito a ti ni a nadie”. Sin embargo, ha perdido la elasticidad pulmonar, a lo largo del tiempo su rigidez de carácter ha configurado un cuerpo rígido, incapaz de cumplir con su función natural.

“El hombre es, al nacer, blando y débil. Al morir, duro y rígido. Las plantas son, mientras viven, blandas y delicadas. Al morir, secas y quebradizas. Lo duro y rígido es compañero de la muerte. Lo blando y débil es compañero de la vida. Lo duro y rígido está abajo. Lo blando y débil, arriba”. (Tao Te King, Lao-tsé).

respirar-cartel-impresion-ana-tavoletti-213501-MLM20334612398_072015-O

La dificultad para dejar de fumar puede radicar en necesidades emocionales no satisfechas, de las que no se es consciente y que provienen de la infancia.

La rigidez de carácter del hombre con enfisema puede suponer que niegue sus propias necesidades de afecto (eso son cosas de mujeres). Puede ser que quiera mucho más de lo que recibe ahora, que puede ser, quizás, mucho más de lo que tiene derecho a recibir…

El exceso o la carencia de afecto familiar, en los primeros años de vida, predispone al desarrollo del tipo de personalidad que desarrollará una adicción.

La dificultad para dejar de fumar puede radicar en necesidades emocionales no satisfechas, de las que no se es consciente, y que provienen de la infancia. De ahí la importancia que pueda tener un proceso de autodescubrimiento en una psicoterapia.

 

Fuente: http://www.todoesmente.com, Psicoterapia Online, Transtornos respiratorios, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s