Lo intenta (Coque Malla ft. Ángela Molina)

_angela_daf64a15

“Ella habló de tristeza. Él lo entendió todo. Ella bajo la mirada. Él borró sus huellas. Se escondieron, pasaron hambre, temblaron de miedo al oír la tormenta acercarse más rápido de lo previsto, y supieron que al fin del mundo llegarían mañana”.

Dicen que la música amansa a las fieras, yo lo único que se es que esta bella canción me provoca bienestar, alegría, placer y es por ello que me apetece compartirla. Os dejo un enlace, disfrútenla…

Lo intenta (Coque Malla y Ángela Molina)

Lo intenta

Se agarra al cielo y piensa en mí. 
Lo intenta, lo intenta, lo intenta… 
Su novio piensa que es feliz. 
Se agarra al cielo y piensa en mí.
Lo intenta, lo intenta, lo intenta…
Su novio piensa que es feliz.
Lo intenta, lo intenta, lo intenta…
No tiene un sitio a dónde ir.
Lo inventa, lo inventa, lo inventa…
No sabe que yo estoy aquí.
Le tienta, le tienta, le tienta…

Y gira la rueda y nada es real,
la vida se quema como una vela.
Y pasa de largo el tren especial,
y ya no te arriesgas; ya no lo intentas…

Se agarra al cielo y piensa en mí.
Lo intenta, lo intenta, lo intenta…

Y gira la rueda y nada es real,
la vida se quema como una vela.
Y pasa de largo el tren especial,
y ya no te arriesgas; ya no lo intentas.

Se agarra al cielo y piensa en mí.
Lo intenta, lo intenta, lo intenta…
Se agarra al cielo y piensa en mí.
Lo intenta, lo intenta, lo intenta…

Ella paseaba siempre en globo, y coleccionaba nubes. Él, sin embargo, disparaba a los extraños y regentaba un burdel abandonado.
Los dos habían dado la vuelta al mundo, pero en direcciones opuestas. Y, cuando sus espaldas se encontraron, supieron que el viaje había terminado.
Hablaban un extraño y antiguo idioma que nadie había oído jamás. Es posible que ni siquiera ellos… Pero, cuando se miraban a los ojos, las palabras, convertidas en pequeños y malignos duendes, les susurraban al oído su propio significado. Y entonces reían, y reían, y reían… Nadie era capaz de pararlos. Ni los trenes de mercancías, ni los semáforos en verde, ni los gritos de auxilio, ni las mujeres embarazadas, ni los abogados en paro. Ni siquiera los esposos celosos. Reían, y reían, y reían…

Ella habló de tristeza. Él lo entendió todo. Ella bajó la mirada. Él borró sus huellas. Se escondieron, pasaron hambre, temblaron de miedo al oír la tormenta acercarse más rápido de lo previsto, y supieron que al fin del mundo llegarían mañana.

Entonces, él le cogió una mano, la miró a los ojos, y le dijo: “Gracias. Adiós.”.

Y gira la rueda y nada es real,
la vida se quema como una vela.
Y pasa de largo el tren especial,
y ya no te arriesgas; ya no lo intentas.

Se agarra al cielo y piensa en mí.
Lo intenta, lo intenta, lo intenta…
Se agarra al cielo y piensa en mí.
Lo intenta, lo intenta, lo intenta…

0

“Lo intenta, lo intenta, lo intenta”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s